El Dr. Joaquín Prados Moreno, traumatólogo especializado en cadera y rodilla, nos explica todo sobre la Trocanteritis o Bursitis trocantérica.

La bursitis trocantérica, o trocanteritis, consiste en la inflamación de las bursas (bolsas pequeñas que protegen y amortiguan los huesos y otras partes del cuerpo) presentes alrededor de la cadera, siendo una de las causas más frecuentes de dolor lateral de dicha articulación.

Las bursas son “bolsas” que contienen líquido sinovial cuya función es ayudar al movimiento articular y evitar el daño de los tendones que se encuentran alrededor de las articulaciones. Dado que la cadera es una articulación con importantes inserciones tendinosas, hay varias bursas que pueden inflamarse.

En la región lateral de la cadera encontramos numerosas bursas, siendo la principal afectada la que se localiza entre el trocánter mayor del fémur y el músculo tensor de la fascia lata. Por lo tanto, cualquier proceso inflamatorio de esta bolsa dará como resultado una bursitis trocantérea.

La fricción repetida entre tensor de la fascia y el trocánter, puede llegar a generar inflamación y dolor. Existen dos grupos de pacientes con tendencia a presentar a este tipo de lesión:
– Deportistas donde existe una sobrecarga de la articulación de la cadera.
– Mujeres, en las que, por la anatomía de la cadera, la fricción y el roce es mayor.

Si la inflamación es suficientemente intensa y constante, impedirá realizar ejercicio e incluso limitará para actividades básicas del día a día. Si el cuadro evoluciona, además de presentar inflamación, se podrían lesionar los tendones, con lo que el problema se hace crónico y podríamos pasar de un problema inflamatorio a uno degenerativo: lesión tendinosa de alguno de los tendones de alrededor de la cadera, en este caso el más común es el tendón del glúteo medio.


¿Cómo se produce la Trocanteritis?

Generalmente, es frecuente en deportistas, sobre todo, en aquellos que presentan como consecuencia de su ejercicio, un excesivo rozamiento de las estructuras que hemos descrito, como por ejemplo los corredores. Sin embargo, puede producirse en cualquier actividad o tarea que suponga un sobreuso de la cadera. Además de estas causas, también podemos encontrar casos secundarios a traumatismos en la región lateral de la cadera.

Se han relacionado varias causas a esta lesión, como pueden ser:
– Debilidad en la musculatura que realiza la abducción de la cadera.
– La pronación excesiva a nivel del pie, y tendencia a presentar un pie plano.
– Alteraciones de marcha (dismetría de longitud de las piernas, patología a nivel de la rodilla…).

¿Qué síntomas presenta la Trocanteritis?

El principal síntoma es el dolor en la cadera, localizado generalmente en la cara externa. Al comienzo, el dolor puede llegar a ser bastante intenso. Conforme avanza la lesión, se vuelve una molestia, que aumenta en aquellas situaciones donde sobrecargamos la bursa, es decir, con movimientos como sentarse o subir y bajar escaleras.
También es característico que el dolor aparezca por las noches, o cuando nos acostamos sobre el lado afecto.

¿Cómo se puede diagnosticar la Trocanteritis?

El diagnóstico de la trocanteritis es fundamentalmente clínico, es decir mediante la historia clínica y la exploración. Lo primero que suele realizar el traumatólogo es una exploración de la articulación de la cadera. Además, se recomienda explorar la rodilla y la región lumbar para descartar otras posibles causas de dolor.

Como prueba complementaria la ecografía nos va a permitir observar la presencia de líquido e inflamación en la bursa, y puede utilizarse para confirmar el diagnóstico.

¿Cómo se trata la Trocanteritis?

El objetivo esencial es eliminar el dolor y la inflamación, para posteriormente poder entrenar la musculatura mediante programas de rehabilitación y fisioterapia para prevenir una recaída. El tratamiento inicialmente es conservador (sin cirugía) y se suelen combinar varias alternativas:
– Modificar ciertas actividades: se comienza modificando las actividades que provocan dolor hasta que desaparezca la molestia. No se busca un abandono completo del ejercicio, pues empeoraría la musculatura, pero esto puede implicar realizar deporte sin impacto como la natación.
– Crioterapia: suele mejorar al aplicar terapia de frío o hielo para reducir la inflamación. Se puede realizar 2-3 veces al día durante varios minutos.
– Antiinflamatorios: se pueden tomar durante la primera semana. Es importante conocer que estos fármacos no curan la lesión, sino que disminuyen la inflamación aguda pero no curan la causa.
– Infiltraciones: en casos de bursitis intensa o cuando el tratamiento anterior no logra aliviar los síntomas, el siguiente paso que podemos valorar es la infiltración con corticoides. En casos en los que existe lesión degenerativa a nivel del tendón, podemos asociar la infiltración de factores de crecimiento (PRP), para ayudar a la recuperación.
– Fisioterapia: la sobrecarga de la bursa, puede reducirse mejorando la musculatura de la cadera. Es muy importante, tanto para el tratamiento como para prevenir recaídas, fortalecer la musculatura, tratando de lograr un equilibrio en el balance articular y limitar la fricción entre las estructuras descritas.

¿Se puede operar la Trocanteritis?

En aquellos casos en los que el dolor se alarga durante más de 6 meses, donde no han desaparecido los síntomas con las medidas descritas anteriormente, puede ser necesaria la cirugía. Dicha intervención consiste en eliminar la bursa, y según el tipo de lesión pueden asociarse otras técnicas buscando limitar la fricción. Este tratamiento suele realizarse de manera endoscópica, donde a través de pequeñas incisiones, se introduce un artroscopio (“cámara”) y el resto de materiales necesarios para realizar la intervención. Por lo general no suele requerir ingreso hospitalario y la evolución suele ser favorable.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.>

ACEPTAR
Aviso de cookies