DESCÁRGATE LA APP

La Dra. Elena Ginés informa sobre el principal factor de riesgo: la exposición solar

Para conmemorar el Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel, 13 de junio, la Dra. Elena Ginés, del Servicio de Dermatología de HSA, dedica unas líneas para concienciar a la población sobre esta enfermedad, que se ha visto incrementada en los últimos años.

Según explica la Dra. Elena Ginés, la prevención y el diagnóstico precoz de los tumores cutáneos son fundamentales: «aunque existen varios factores que predisponen al desarrollo de este tipo de tumores, el principal factor de riesgo es la exposición solar; por tanto, es fundamental seguir una serie de recomendaciones para proteger nuestra piel frente al sol».

Entre estas se encuentran las siguientes: no tomar el sol en las horas centrales del día (de 12.00 a 16.00 horas); realiza una exposición solar de forma progresiva y evita las quemaduras solares; protegerse con camisetas, gorros y gafas de sol – especial cuidado hay que tener en los días nublados (permite el paso de la radiación UVA) a la par que tener en cuenta que los rayos solares se reflejan en la arena, agua, nieve…-; elegir un fotoprotector con factor de protección superior a 30 y aplicar el producto unos 20 minutos antes de la exposición solar, con la piel seca y limpia y reaplicarlo cada 2 ó 3 horas y después del baño; limitar la exposición al sol a los menores de 2 años y enseñar a los niños a protegerse del sol; utilizar un producto con propiedades calmante e hidratante después de la exposición al sol; beber agua para evitar la deshidratación, sobre todo los niños y personas mayores; evitar uso de cabinas de rayos UVA; cuidarse si se está tomando medicación ya que hay algunos fármacos que son fotosensibilizantes y pueden hacer que la piel reaccione de forma anómala frente al sol; y, aunque se tomen fotoprotectores orales – en el mercado desde hace unos años-, que aumentan la fotoprotección deben utilizarse junto a la crema de factor de protección alto.

Autoexploración de lunares

La Dra. Elena Ginés insiste en que la detección precoz es la mejor forma de tratamiento y, para ello, «los pacientes pueden controlar sus lunares mediante una autoexploración de la piel de forma periódica, siguiendo la regla ABCDE de los lunares, que detallamos a continuación».

Asimetría: si dividimos el lunar en dos, las dos mitades deberían ser similares, en cuanto a colores y forma.

Bordes: Los lunares normalmente tiene los bordes regulares. Unos bordes irregulares, no son sinónimo de melanoma, pero se aconseja consultar con un dermatólogo.

Color: un lunar con más de 2 ó 3 colores puede ser sospechoso.

Diámetro: se considera que aquellos lunares de más de 6 mm tienen mayor riesgo.

Evolución: es el factor más importante. Ante cualquier cambio en un lunar (tamaño, forma, color, picor o sangrado…) o la aparición de un lunar nuevo, requiere una consulta con tu dermatólogo.

Además, su recomendación es que se acuda a consulta de Dermatología una vez al año.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.>

ACEPTAR
Aviso de cookies