Logo HSA

Tfno

Tfno Urgencias y Citas

Redes sociales

El martes 13 junio ha sido el día europeo de la Prevención del Cáncer de Piel. En una época del año en la que el bronceado se convierte en una prioridad para muchos, es obligatorio pararse a reflexionar sobre la importancia de la piel y los riesgos de la exposición al sol.

El “maltrato” o el poco cuidado de la piel puede tener consecuencias negativas para el organismo, en muchos casos irreversibles. Uno de estos peligros es el cáncer de piel, sobre el que mucho se habla, pero sobre el que es imposible dejar unos puntos claros, para el cuidado y la precaución. La Unidad de Dermatología de Hospital San Agustín repasa los principales puntos de esta patología.

¿Qué es el cáncer de piel?

La piel es el órgano más extenso del organismo y supone la primera barrera de defensa frente a agentes externos. Está formada por 3 estratos distintos: la epidermis, la dermis y el tejido celular subcutáneo. En cada uno de estos estratos se encuentran diferentes células con distintas funciones. Estas células, como cualquier célula del cuerpo humano, pueden proliferar de manera descontrolada y acabar formando un tumor o neoplasia, cuyo comportamiento puede ser benigno o maligno.

El cáncer de piel incluye un conjunto de diferentes neoplasias malignas que derivan de células de la piel. Como existen diferentes células en los 3 estratos cutáneos, tendremos distintos tipos de cáncer de piel. En general, se clasifican en dos grandes grupos:

  • los cánceres que derivan de un tipo concreto de células de la piel, los melanocitos, al que llamaremos melanoma
  • el resto de tumores malignos de la piel distintos del melanoma

Las principales características del cáncer de piel son:

  • El cáncer de piel es el tipo más común de cáncer. En la mayoría de los casos es curable.
  • Su pronóstico, al igual que en otros tipos de cáncer, depende del diagnóstico precoz.
  • Generalmente es asintomático por lo que es importante conocer cómo puede detectarse.
  • Los factores de riesgo para el desarrollo son el tipo de piel, la genética y la exposición solar.

¿Qué tipos de cáncer de piel existen?

Los tumores en la piel se pueden dividir en dos grupos:

- El melanoma:

  • El más peligroso y puede ser mortal.
  • Aparece más en el cuerpo y afecta también a jóvenes, entre 20 y 40 años.
  • Puede ser un lunar nuevo que aparece o uno previo que cambia.
  • Un lunar que crece y cambia de color en un periodo de un año es sospechoso y hay que extirparlo para analizarlo.
  • Lo más importante en su pronóstico es el diagnóstico y el tratamiento precoz.

- El cáncer cutáneo sin melanoma, que a su vez se subdivide en:

  • Carcinoma basocelular:
  • El más frecuente y benigno.
  • Afecta con más frecuencia a zonas expuestas al sol, como la cara aunque puede aparecer en cualquier localización.
  • Aparece como un granito rosa o del color de la piel que crece o una herida que no cura.
  • El tratamiento con cirugía es curativo, en casi todos los casos.
  • Carcinoma epidermoide:
  • Puede manifestarse como nódulos, zonas escamosas o heridas que no curan.
  • Puede aparecer en zonas expuestas al sol, como en zonas de quemaduras antiguas o úlceras crónicas.
  • El tratamiento suele ser la cirugía.
  • En todos los casos tienen dos etapas:
  • Cuando crecen sólo a nivel de la epidermis, el mejor momento tanto para el diagnóstico como para su cura.
  • Cuando empieza el crecimiento vertical y la penetración en la dermis, comenzando entonces la metástasis.

¿Cuáles son los tipos de cáncer de piel más frecuentes?

Los más frecuentes son el carcinoma basocelular y el carcinoma epidermoide, ambos malignos pero con un desarrollo muy lento, llegan a la dermis después de años de evaluación. El melanoma es menos frecuente, pero mucho más agresivo y rápido.

¿Cuáles son las claves del cuidado de la piel?

El sol es un factor desencadenante del cáncer de piel. Las personas que acumulan mucho sol y quemaduras desde la infancia son más propensas a padecerlo. No olvides que la piel tiene memoria.

Ciertos tipos de piel tienen mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad. Esto se debe a que los que tienen más pigmentación poseen más protección natural contra el sol. Las personas rubias y pelirrojas, de piel clara, ojos claros y muchos lunares tienen más riesgo que las demás, pero no son las únicas.

Ante la exposición al sol en playa y piscina ¿qué recomendación?

La mejor forma de prevenir este tipo de cáncer es actuando sobre la exposición solar. El primer paso es evitar las quemaduras solares, realizando una exposición solar progresiva y no en las horas centrales del día.

Ante tantos productos de protección solar, ¿cuál es la clave para tener seguridad en la exposición?

Lo importante es utilizar crema solar de amplio espectro, que cubra rayos UVA/UVB) con un factor de protección 50. Es importante utilizar una capa generosa, sin olvidar la parte posterior del cuello, orejas, labios, hombros y empeines.

La crema solar hay que ponerla 30 minutos antes de la exposición solar, y repetir cada dos horas.

El equipo de Hospital San Agustín participa en la jornada “Resolución de los conflictos personales desde el ámbito laboral”, organizada e impartida por la Fundación Filia en la sede de la Fundación Valentín Madariaga.

HSA potencia la formación de sus profesionales para mejorar. En esta ocasión, la jornada ha estado dirigida a un tema de implicación plena del equipo y de la organización: la resolución de conflictos personales desde el ámbito personal. En la sede de la Fundación Valentín de Madariaga y con la organización de la Fundación Filia de Amparo al Menor, HSA ha participado de una iniciativa para la mejora de la salud de los trabajadores.

El programa formativo de Fundación Filia de Amparo al Menor ha sido inaugurado en Sevilla y continuará en distintas sesiones en Barcelona y Madrid. En esta ocasión se ha contado con la participación como ponente de la Dra. Rafaela Santos, neuropsiquiatra y Presidenta del Instituto Español de Resiliencia.

El tabaquismo es un problema de salud pública de primer orden. Luchar contra la adicción al tabaco es muy duro, el fumador necesita herramientas y apoyo para poder abordar el cambio crucial de su vida: dejar de fumar. Hospital San Agustín cuenta con una Unidad de Tratamiento de Tabaquismo, liderada por el doctor Hicham Guermoudi, que desarrolla un abordaje total: desde la medicina hasta la psicología.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud son rotundos: cada año mueren más de 7 millones de personas por causa del tabaco en el mundo. De la cifra total, más de 6 millones son fumadores activos y alrededor de 890.000 son fumadores pasivos. El tabaquismo no es problema sólo del fumador, todos pueden sufrir sus consecuencias.

La asesoría y la mediación son las únicas vías, según la OMS para poder dejar de fumar. En esta línea Hospital San Agustín ha puesto en marcha la Unidad de Tratamiento del Tabaquismo, para que todos aquellos fumadores que estén decididos tengan el apoyo y el seguimiento necesario para conseguirlo.

El doctor Guermoudi lidera la unidad de tabaquismo que con una concepción global del problema plantea un método de trabajo que aúna la terapia sobre el cuerpo humano y la mente. La unión de parámetros y seguimiento médico y psicológicos mantenidos en el tiempo, hacen que el protocolo de intervención en tabaquismo desarrollado por este equipo sea un éxito en una amplia mayoría de los casos tratados.

Una vez diagnosticado el tabaquismo y con la convicción por parte del paciente de querer abordarlo se pone en marcha el trabajo de terapia para tratar la adicción a la nicotina. Este proceso se desarrolla en cuatro etapas que se alargarán tanto como necesite el paciente. Todos los casos son tratados personalizados y abordados en función a las necesidades de cada uno.

La preparación del paciente es un momento clave en la terapia. Ayuda psicológica y revisión de parámetros médicos fundamentales son la base en la que el propio paciente marca su día D: el día de su último cigarrillo. Todo el tratamiento y seguimiento posterior tiene como objetivo convertir en realidad su día D, no volver a fumar nunca más.

Mujeres, hombres, jóvenes y no tan jóvenes… son muchos los rasgos de todas las personas que han conseguido abandonar el tabaco gracias a la Unidad de Tratamiento de Tabaquismo de HSA. Nunca es tarde para marcar tu Día D y empezar una nueva vida de salud.

Con motivo del Día Mundial de la Nutrición, Mª Dolores Sousa Márquez, dietista- nutricionista de Hospital San Agustín, cuenta las claves de la mala y la buena alimentación, así como los peligros derivados de los malos hábitos alimenticios.

Nutrición y Mala Nutrición

La Organización Mundial de la Salud describe la nutrición como la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Y se considera buena cuando la dieta es suficiente y equilibrada, siempre combinada con el ejercicio físico regular.

Si la buena nutrición es un elemento fundamental de la buena salud, la mala nutrición es sinónimo de mala salud, teniendo asociadas a ella la obesidad y las patologías que genera.

Sobrepeso y Obesidad

El sobrepeso y la obesidad se definen como “una acumulación anormal o excesiva de grasa, que puede ser perjudicial para la salud”. En la actualidad se ha convertido en un problema mundial de primer orden por su peligrosidad. Pero ¿cuál es el origen del problema? ¿Cuáles son las razones para cifras tan elevadas de personas con sobrepeso u obesidad?

El origen del aumento de las tasas de obesidad está en todos los actores implicados en la alimentación. Los consumidores tienen cada vez más difícil elegir sus alimentos par llevar una dieta saludable, la gran oferta de alimentos poco nutritivos e hipercalóricos son la causa.

El ritmo de vida acelerado no deja tiempo para diseñar la compra y elaboración de menús. Vivimos en un entorno obesogénico donde es fácil comer mal y moverse poco. Este medio adverso es esencial para entender que la alimentación es la base de la salud.

Stop al Sobrepeso y la Obesidad

Para frenar la malnutrición es necesario asesoramiento de profesionales en dietética y nutrición. Estos especialistas acompañan y transmiten hábitos alimentarios saludables.

Un elemento principal en la lucha con la obesidad es la reeducación alimentaria, enseñar a llevar una gestión adecuada de los alimentos, en calidad y cantidad, durante toda la viada. Es imprescindible el mantenimiento del cambio de conducta a largo plazo.

Las llamadas “dietas paréntesis” está demostrado que no funcionan en el mantenimiento de un peso saludable, sólo reducen y cambian la alimentación en un corto periodo de tiempo no modifican un hábito.

El dietista- nutricionista proporciona al paciente la herramienta que le sirve para llevar el autocontrol del peso con éxito. Esta herramienta es el menú saludable, que considera los requerimientos, condicionantes y preferencias, para poder cubrir las necesidades de cada persona. Todo ello acompañado de ejercicio físico.

Para que la labor del dietista- nutricionista sea más eficaz ha de estar integrado en un equipo multidisciplinar. El abordaje conjunto de la obesidad tiene como objetivo el cambio y mantenimiento de unos hábitos saludables y no sólo la cantidad de kilos perdidos.

Las claves

Las claves para el control de peso parten de potenciar el consumo de verdura y frutas. Alimentos que son una fuente natural de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Sus propiedades ayudan a prevenir y tratar enfermedades cardiovasculares, metabólicas y el cáncer entre otras.

El bajo aporte calórico de las verduras y hortalizas las hacen ser el complemento perfecto para los platos principales en dietas con restricciones calóricas. Contribuyen al mejor funcionamiento de nuestro organismo y fomentan un estado de hidratación y termorregulación. Su aporte de fibra, ayuda a equilibrar la microbiota intestinal y a combatir el estreñimiento.

Para más información visita el servicio de Dietética y Nutrición de tu centro hospitalario.

 

 

 

La psicóloga Candela Gracia, especialista del área de psicología de Hospital San Agustín, presenta los resultados de un estudio en el que ha colaborado el centro, en el X Congreso (Inter)Nacional de Psicología Jurídica y Forense, celebrado en Sevilla del 25 al 27 mayo de 2017.

La ponencia “Mayores en prisión: factores descriptivos del debut tardío en el delito” recoge parte de los resultados de un innovador estudio que aborda el aumento de delincuentes mayores que están ingresandos en prisión. Los investigadores Carlos Yagüe, Candela Gracia y María Dolores Maestre durante varios años han estudiado a la población reclusa para estudiar los distintos comportamientos, dando como resultado este estudio.

Hospital San Agustín ha colaborado con el equipo investigador facilitando la muestra de control necesaria para comparar los datos de los estudios realizados a presidiarios. Además en el centro hospitalario se realizaron todas las pruebas necesarias para el estudio.

El X Congreso de Psicología Jurídica y Forense es uno de los encuentros más importantes de su ámbito, promovido por la Sociedad Española de Psicología Jurídica y Forense (SEPJF) .

Página 8 de 12