Logo HSA

Tfno

Tfno Urgencias y Citas

Redes sociales

El calor, las salidas, los helados, los postres… parece que todo lo que apetece en verano es poco saludable y poco recomendable, pero ¿es realmente así? La dietista y nutricionista de Hospital San Agustín, Lola Sousa Márquez, responde a todas las cuestiones que hacen posible tener una alimentación sana y rica contra el calor.

¿Qué hace que se cambien los hábitos alimenticios en verano?

La llegada del verano favorece los cambios de rutina y el abandono de un horario regular para las comidas. Picotear entre horas alimentos calóricos, aumentar el consumo de cervezas, refrescos azucarados, helados, etc. facilita el aumento de peso y nos alejan del estilo de vida saludable.

Si se viaja en vacaciones ¿cuál debe ser nuestra máxima precaución?

Cuando se viaja hay que tener cuidado con el buffet libre que incita a comer más cantidad y alimentos de poca calidad nutricional: fritos, embutidos y otros alimentos grasos, salsas, bollería, etc.

Es aconsejable estando de vacaciones planificar el menú semanal, para que sea equilibrado y variado. Además, se debe realizar la compra con una lista previa y preferiblemente con el estómago lleno. De este modo podemos controlar mejor.

¿Cómo deben ser las comidas en verano?

Los platos para el verano deben ser refrescantes, hidratantes y fáciles de preparar. Ensaladas, gazpacho, macedonias hechas con productos frescos son buenas opciones. Mantener una hidratación correcta es muy importante, sobre todo para los grupos de riesgo donde se incluyen niños y ancianos.

Además de beber agua, también se puede preparar infusiones con hielo y sorbetes caseros a base de fruta sin añadir azúcar. En verano, tenemos una amplia variedad de frutas y verduras de temporada que son alimentos muy aconsejados para mantener la hidratación, el peso y la salud en general. Poseen un alto valor nutricional al ser ricas en fibra, vitaminas, minerales y otros fitonutrientes.

Los platos deben ser ligeros, con las verduras predominando en el menú. Plancha, vapor, horno, mejor que guisos contundentes y evitar comidas copiosas. Las verduras crudas son una buena opción.

¿Qué alimentos suelen olvidarse en esta época del año?

Es importante no olvidarse de las legumbres: judías, guisantes, garbanzos, lentejas, etc. que son buena fuente de proteína vegetal, hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales. Una manera apetecible de comerlas en verano es incorporarlas a las ensaladas y picadillos en vez de tomarlas en preparaciones calientes, más propias del invierno.

¿Alguna recomendación para el buen estado de los alimentos?

Otros aspectos claves son la higiene y conservación de los alimentos. Cuidado con los alimentos “artesanales” sin etiquetar o perecederos de venta ambulante cuando hacemos turismo rural. Mantener siempre la cadena de frío y descongelar los alimentos dentro de la nevera. Evitar tortilla y cremas elaboradas con huevo fresco para excursiones al campo o playa.

Y por supuesto, no dejar de aprovechar el tiempo libre para hacer más actividad física, pero en las horas más frescas.

 

La sordera es una patología que afecta cada día a más personas. A pesar de los grandes avances en los últimos años para la conciliación de la sordera en la vida cotidiana de las personas que la padecen, es necesario hacer énfasis en la prevención y el diagnóstico precoz.

El Dr. Víctor Núñez, especialista de la Unidad de Otorrinolaringología de Hospital San Agustín, con gran experiencia en el tratamiento y diagnóstico precoz de la sordera explica los principales puntos a considerar para la prevención de la patología:

  1. Vacunación infantil:

La correcta vacunación de los niños, sobre todo de enfermedades como sarampión, rubéola y parotiditis, que pueden afectar al oído interno en el curso de su evolución es fundamental.

  1. Vacunar a los adolescentes y mujeres:

Otra vacunación esencial en la prevención es la rubéola en las adolescentes y mujeres en edad fértil, antes de quedar embarazadas, ya que en caso de contagio durante el embarazo puede afectar a la audición del feto.

  1. Atención a los medicamentos ototóxicos:

Evitar el uso de medicamentos ototóxicos y en caso de ser necesaria su administración siempre bajo la supervisión de un otorrino, que vigile las lesiones del oído.

  1. Evitar manipular el oído:

Evitar la manipulación del oído, ya sea con utensilios de limpieza tipo bastoncillos o cualquier otro objeto, para evitar otitis y lesiones traumáticas de tímpano o cadena osicular.

  1. Evitar los ruidos intensos:

Controlar la exposición a ruidos intensos. En caso de profesiones con ambiente ruidoso deben cumplir con las medidas de protección estandarizadas contra el ruido y en el resto de la población evitar oír música a más de 110 decibelios.

  1. Revisión en recién nacidos:

En recién nacidos con sufrimiento en el parto o con antecedentes familiares de sordera, deben ser evaluados y diagnosticar tempranamente su sordera para que sean tratados cuanto antes.

  1. Ante cualquier síntoma, el otorrino es la mejor fuente de consulta:

Acudir al especialista en caso de síntomas como inflamación, dolor, taponamiento, zumbidos o supuración de oídos. No seguir consejos ni recomendaciones conseguidas en internet u otros foros, el especialista es la mejor fuente de información.

  1. Atención a la limpieza del oído

Limpieza del oído: sólo la parte más externa del oído con una toalla o gasa.

 

Desde el mes de mayo Hospital San Agustín ha contado con unos colaboradores muy aplicados. Los alumnos del Ciclo Técnico Superior en Dietética y Nutrición, del Colegio Santa Joaquina de Vedruna han realizado su formación práctica en Hospital San Agustín. Como broche final a su experiencia han regalado una presentación sobre todo lo aprendido al equipo médico de HSA.

Durante las jornadas de formación práctica los alumnos han conocido de primera mano la actividad de los especialistas que requieren de la asesoría en dietética y nutrición con sus pacientes, han tomado contacto con la realidad laboral y han desarrollado sus capacidades prácticas.

Día tras día han aprendido la importancia de la dietética en las áreas de medicina digestiva, endocrinología y nutrición, asistiendo a consultas con los especialistas y realizando el seguimiento a los propios pacientes. Trato real, puesta en práctica con pacientes de sus conocimientos… toda una inmersión en la vida laboral.

Tras la intensa actividad ha llegado el final de la etapa y como colofón han ofrecido una presentación al equipo médico de HSA en el que han presentado parte de todo lo aprendido. Los profesionales han podido debatir y sugerir recomendaciones a los alumnos a medida que exponían sus recomendaciones en alimentación, así como los casos clínicos seguidos: hipotiroidismo, obesidad, diabetes, hipertrofia muscular… Una gran experiencia.

Hospital San Agustín en su compromiso por la formación y especialización de profesionales mantiene acuerdos con distintos centros educativos para la realización de prácticas en distintas áreas: sanitarios, administración… Una aportación a la formación de los profesionales del futuro.

Todo el equipo de HSA agradece a estos jóvenes profesionales el esfuerzo y el interés que han demostrado por nuestro hospital, las ganas de aprender de nuestros profesionales y todo lo que como personas nos han aportados. Les deseamos todo lo mejor en su carrera profesional.

Hospital San Agustín (HSA) participa en un programa internacional de formación de estudiantes de medicina. Desde el presente mes de junio, y a lo largo de los próximos meses, HSA recibe estudiantes norteamericanos para mejorar su formación sanitaria. Ya se han incorporado dos alumnos procedentes de Texas y el programa se prolongará en los próximos meses.

HSA, con la mediación de Global Education and Career Development Abroad (GlobalEd), participa en la formación de estudiantes de medicina procedentes de Estados Unidos. Los profesionales y especialistas de HSA acompañarán e a distintos estudiantes enseñándoles las prácticas, técnicas y protocolos médicos que en cada unidad se desarrollan.

Global Education and Career Development Abroad (GlobalEd), entidad de gran trayectoria en la organización de estudios extranjeros, ha seleccionado a HSA para la formación de sus estudiantes de medicina por las características del centro así como por el alto valor de sus profesionales. Esta compañía desde 2009 promociona exclusivamente Sevilla como destino de estudios y prácticas de quienes están matriculados en universidades norteamericanas. Durante el verano de 2017 serán más de 50 los estudiantes de medicina que se formarán en hospitales y clínicas de Sevilla y área metropolitana. 

Los estudiantes de medicina que pasarán por HSA tienen entre 20 y 24 años, y son de todas partes de los Estados Unidos. Todos están realizando o terminando sus primeros cuatro años de universidad, ciclo que llaman “Pre-med” o pre-medicina, y todavía no se han decidido por su especialidad. La experiencia que obtengan en HSA será decisiva para determinar cómo proseguirán su carrera, ya que realizarán rotación por distintos servicios: urgencias, radiología, pediatría, cardiología, oftalmología… También se formarán en las técnicas de enfermería.

La sinergia entre HSA y GlobalEd potencia el aprendizaje del ejercicio profesional de la medicina, así como sirve de estímulo a los propios profesionales a nivel personal. Una gran oportunidad de conocer nuevos enfoques y crecer en la especialización.

Hoy 21 de junio es el Día Mundial del ELA, una patología neurológica muy dura que cada día afecta a más personas. Debido al gran impacto que esta enfermedad tiene en la sociedad, el neurólogo de HSA, el Doctor Mario Romero Blanco responde a los principales interrogantes sobre ella.

¿Qué es la Esclerosis Lateral Amiotrófica, conocida como ELA?

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad neurológica degenerativa que afecta de forma generalizada y progresiva a las motoneuronas localizadas en el cerebro, tronco cerebral y médula espinal.

¿En qué consiste?

La disminución del número de estas neuronas provoca una progresiva pérdida de fuerza que va afectando a todos los músculos del cuerpo, incluyendo los necesarios para la deglución, el habla y la respiración. La enfermedad suele iniciarse por pérdida de fuerza en una extremidad o, en los casos de inicio bulbar, por dificultad para hablar y tragar. Lentamente esta debilidad va progresando al resto de los músculos del cuerpo.

¿Cuál es la población con riesgo de padecer ELA?

Esta enfermedad se suele iniciar entre los 55 y los 65 años de edad, aunque puede aparecer antes. Además tiene una prevalencia de aproximadamente 6 casos por 100.000 habitantes.

En un 10 % de los casos es hereditaria transmitida de manera autosómica dominante, siendo por tanto en la mayoría de los casos esporádica y de causa desconocida.

¿Cómo se diagnostica ELA?

El diagnóstico lo establece el neurólogo mediante la exploración neurológica que evidenciará los signos típicos de lesión de las motoneuronas (pérdida de fuerza y de masa muscular, reflejos tendinosos aumentados, fasciculaciones, etc), sin déficits de las sensibilidades ni de las funciones cerebelosas.

El electromiograma (EMG) es una prueba complementaria que se usa para apoyar el diagnóstico y excluir otras enfermedades con síntomas parecidos (miopatías, miastenia gravis, polineuropatias), así como será también necesaria la realización de una resonancia magnética del cráneo y de columna cervical que en esta enfermedad serán normales, pero que descartan otras patológicas con manifestaciones similares, por ejemplo la compresión medular cervical por artrosis.

¿Cuál es el tratamiento del ELA?

En cuanto al tratamiento, actualmente no se disponen de ninguno capaz de detener la progresión de la enfermedad. Sí existe un fármaco, el Riluzol, que ha demostrado al menos ralentizarla ligeramente. Conforme la enfermedad avanza se requerirá de tratamiento rehabilitador, logopedia para tratar la disartria (dificultad para hablar) y la disfagia (dificultad para tragar), ventilación no invasiva contra la insuficiencia respiratoria y la eventual colocación de una sonda de alimentación en el estómago (P.E.G.) en los casos de disfagia intensa con riesgo de desnutrición.

Finalmente, referir que se investiga con células madre en esta enfermedad, las cuales se pueden diferenciar en neuronas motoras que después serian trasplantadas a la médula espinal de los pacientes o bien para que produzcan factores neurotróficos que eviten la degeneración de las motoneuronas.

Página 5 de 10