Logo HSA

Tfno

Tfno Urgencias y Citas

Redes sociales

FOTOPROTECCIÓN: Cuidar tu Piel, Cuidar tu Salud

Durante la época estival la exposición solar excesiva es un peligro importante para la salud. Debemos protegernos adecuadamente para evitar quemaduras y prevenir el cáncer de piel. En verano el sol debe ser tu aliado, no tu enemigo.

La Dra. Ginés, de la Unidad de Dermatología de Hospital San Agustín, nos da el decálogo para tener una relación saludable con el sol:

  • Evite la exposición solar entre las 12 y las 16 horas. Procure no dormirse al sol y extreme las medidas protectoras en las actividades al aire libre. 
  • No exponga al sol a niños menores de 3 años. Protéjales con ropa, sombreros, gafas y protectores solares de FPS alto, que sean especiales para niños y resistentes al agua. Es importante beber agua con frecuencia.
  • Elija un protector solar adecuado para cada tipo de piel o zona del cuerpo (crema, spray, leche, gel), teniendo en cuenta el fototipo, la edad y las circunstancias de la exposición solar.
  • Aplique el producto en cantidad generosa uniformemente sobre la piel seca, media hora antes de la exposición al sol. Recuerde echarse crema regularmenteporque el protector solar se elimina con el sudor, con el roce o al bañarse.
  • Extreme las precauciones en las partes del cuerpo más sensibles al sol: cara, cuello, cuero cabelludo, hombros, escote, orejas... La protección de los labios se debe hacer con lápices o barras fotoprotectoras y la del cabello con productos específicos. 
  • Utilice el protector solar incluso en días nublados. Las radiaciones UV atraviesan las nubes y se reflejan en el agua, la arena, la hierba y la nieve. 
  • La ropa también puede proteger la piel: los pantalones largos y las camisas ofrecen una protección eficaz contra los componentes de la luz solar. Además, se debe usar un sombrero o una gorray gafas de sol.
  • Evitar perfumes y otros cosméticos durante la exposición al sol, ya que pueden ser fotosensibilizantes.
  • Si está tomando algún medicamento, debe de consultar la ficha técnica y comprobar si son fotosensibilizantes, en cuyo caso debe evitar tomar el sol.

Antes de la exposición solar visite al dermatólogo para someterse a una revisión de la piel. De esta manera se detectan de forma precoz posibles lesiones precancerosas. Ante cualquier cambio en el color, la forma o el tamaño de manchas o lunares, consulte con un especialista.

 

Hospital San Agustín cumple 13 años cuidando de sus pacientes. Un periodo cargado de experiencias, personas y vivencias que hacen de este centro hospitalario una familia en torno a la salud.

Tras años de intenso trabajo se abre una nueva etapa, con nueva dirección estratégica y el objetivo de ser centro hospitalario de referencia en la zona. Inversión en nuevas infraestructuras, alta cualificación tecnológica y especialidades de referencia son las consignas de la gestión hospitalaria promovida por el Consejero Delegado Prof. Doctor Hugo Galera Davidson.

Desde los Orígenes

El Hospital es un centro con tradición en Dos Hermanas y su área de influencia. Durante décadas ha sido el referente en especialización médica, dando un servicio sanitario de calidad. Ofreciendo una atención integral del enfermo, sobre la base de la confianza en la relación médico-paciente.

Desde la especialización médica, se ha evolucionado en el área de cirugía y hospitalización. Ha sido mucho el esfuerzo de los profesionales de HSA por construir un centro integral y alcanzar la excelencia profesional. Siempre con el objetivo de llevar a cabo el trato humano y más personalizado posible.

Mirando al Futuro

Ahora comienza una nueva etapa, en la que con el impulso de un equipo especializado de primera línea y la apuesta por la inversión y la renovación tecnológica, mejora su nivel asistencial, quirúrgico y hospitalario.

Se trata de un programa que ya está en marcha con la construcción de un nuevo centro de consultas externas, próximo a inaugurarse. Ubicado en el Centro Comercial Divercentro, contiguo al hospital, el nuevo complejo contará con 24 nuevas consultas para las diversas especialidades que se desarrollan.

La construcción y equipamiento tecnológico de las nuevas consultas supone una inversión de 1,5 millones de euros. La fase de construcción está muy avanzada y se espera que en el mes los próximos meses los pacientes puedan disfrutar de las nuevas instalaciones.

Nuevos Retos para Crecer Juntos

Las nuevas consultas suponen la primera etapa de la inversión que continuará con pasos sucesivos de equipamiento y remodelación de todo el centro hospitalario. Así como el desarrollo de especialidades médicas de referencia como la medicina deportiva, la pediatría y la ginecología-obstetricia.

Otros servicios, edificación e incrementos tecnológicos complementan el programa de inversión que alcanza la cifra total de cinco millones de euros.

El nuevo centro de consultas es la primera fase de un proyecto de mejora y renovación del Hospital San Agustín, cuya directiva contempla mantener el nivel de inversión y renovación constante en pro de la satisfacción de los pacientes en los próximos meses.

 

El 28 de julio de cada año la OMS conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis, con el objetivo de sensibilizar y dar a conocer las hepatitis víricas. La Doctora Castaño, de la Unidad de Aparato Digestivo de Hospital San Agustín, da respuesta a las principales dudas sobre esta patología que tanto preocupa a la sociedad.

 

¿Qué es la Hepatitis C?

El virus de la hepatitis C (VHC) causa infección aguda y crónica. Por lo general, la infección aguda es asintomática y aproximadamente un 15-45% de las personas infectadas elimina el virus espontáneamente sin necesidad de tratamiento alguno. El 55-85% restante desarrollará infección crónica, y en estos casos el riesgo de cirrosis hepática a los 20 años es del 15-30%.

La hepatitis C es prevalente en todo el mundo. Las regiones de la OMS más afectadas son las del Mediterráneo Oriental y Europa, con una prevalencia del 2,3% y 1,5% respectivamente. Un 3% de la población mundial está infectada con el VHC y alrededor de 170 millones de personas están infectadas crónicamente. 

¿Cómo se transmite?

El VHC se transmite por la sangre. Generalmente se transmite:

  • Al consumir drogas inyectables y compartir el material de inyección
  • En entornos sanitarios, debido a la reutilización o la esterilización inadecuada de equipo médico, especialmente jeringas y agujas
  • A través de transfusiones de sangre y productos sanguíneos sin analizar

También se puede transmitir por vía sexual y pasar de la madre infectada a su hijo, aunque estas formas de transmisión son menos frecuentes.

La hepatitis C no se transmite a través de la leche materna, los alimentos o el agua, ni por contacto ocasional, por ejemplo, abrazos, besos y comidas o bebidas compartidas con una persona infectada.

¿Cuáles son los síntomas?

El período de incubación de la hepatitis C puede variar de dos semanas a seis meses. Tras la infección inicial, aproximadamente un 80% de los casos no presentan síntomas. Aquellos con sintomatología aguda pueden presentar fiebre, cansancio, inapetencia, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orinas oscuras, heces claras, dolores articulares e ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos).

¿Cómo se diagnostica?

Dado que la infección aguda por el VHC es generalmente asintomática, pocos son los casos diagnosticados en la fase aguda. A menudo, la infección crónica por el VHC también queda sin diagnosticar porque se mantiene asintomática hasta décadas después, cuando aparecen síntomas secundarios al daño hepático grave.

La infección con el VHC se diagnostica en dos etapas:

  • La detección de anticuerpos anti-VHC con una prueba serológica revela la infección.
  • Si los anticuerpos anti-VHC son positivos, para confirmar la infección crónica se necesita una prueba que detecte el ácido ribonucleico (RNA) del virus. Ello es así porque un 15% a 45% de las personas infectadas por el VHC eliminan espontáneamente la infección mediante una respuesta inmunitaria fuerte, sin necesidad de tratamiento, y aunque ya no estén infectadas seguirán teniendo los anticuerpos anti-VHC positivos.

Una vez diagnosticada una hepatitis C crónica se deberá evaluar el grado de daño hepático (fibrosis). Además, se debe identificar el genotipo del virus ya que hay seis y su respuesta al tratamiento es diferente. El grado de daño hepático y el genotipo del virus se utilizan para orientar las decisiones terapéuticas y la conducta clínica.

¿Cuál es la población en riesgo?

El diagnóstico precoz puede prevenir problemas de salud derivados de la infección, y también la transmisión del virus. La OMS recomienda el cribado en personas que puedan correr un alto riesgo de infección.

Los grupos de población más expuestos al riesgo de infección son:

  • Los consumidores de drogas inyectables
  • Los consumidores de drogas por vía intranasal
  • Los receptores de productos sanguíneos infectados, y los pacientes sometidos a intervenciones invasivas en centros sanitarios cuyas prácticas de control de la infección son inapropiadas
  • Los niños nacidos de madres infectadas por el VHC
  • Personas cuyas parejas sexuales están infectadas por el VHC
  • Personas infectadas por el VIH
  • Reclusos o exreclusos
  • Personas que hayan tenido tatuajes o perforaciones ornamentales (piercings)

¿Cuál es el tratamiento?

La hepatitis C no siempre requiere tratamiento, porque en algunas personas la respuesta inmunitaria eliminará la infección espontáneamente y algunas personas con infección crónica no llegan a presentar daño hepático.

El año 2015 fue un año trascendental para los pacientes infectados por el VHC al poder disponer de un arsenal terapéutico variado compuesto por numerosos agentes antivirales directos capaces de eliminar de forma sostenida la replicación viral en más del 90% de los casos con escasos efectos adversos y una duración limitada a 12 o 24 semanas, según el grado de enfermedad.

El objetivo final debe ser conseguir la eliminación de la infección por el VHC en nuestro país. Para ello, no solo hay que hacer un esfuerzo en el tratamiento de los pacientes conocidos, sino invertir en estudios epidemiológicos sólidos y en programas de cribado, pues sólo conocemos a una minoría de los pacientes que están infectados.

¿Cuáles son las claves de la prevención?

Prevención primaria

Como no hay vacunas para prevenir la infección por el VHC, la prevención depende de la reducción del riesgo de exposición al virus en el entorno sanitario, en los grupos de población de alto riesgo, como los consumidores de drogas inyectables, y en los contactos sexuales.

Ejemplos de intervenciones de prevención primaria recomendadas por la OMS:

  • Higiene de las manos, incluida la preparación de las manos para la cirugía, el lavado de las manos y el uso de guantes
  • Uso seguro y apropiado de las inyecciones en la atención sanitaria
  • Manipulación y eliminación segura de objetos afilados y desechos
  • Prestación de servicios integrales de reducción de daños a los consumidores de drogas inyectables, por ejemplo proporcionando material de inyección estéril
  • Análisis de la sangre donada para detectar las hepatitis B y C (así como el VIH y la sífilis)
  • Capacitación del personal sanitario
  • Promoción del uso correcto y sistemático de preservativos

Prevención secundaria y terciaria

Para las personas infectadas por el virus de la hepatitis C la OMS recomienda:

  • Información y asesoramiento sobre opciones de atención y tratamiento
  • Vacunación contra las hepatitis A y B para prevenir la coinfección por esos virus y proteger el hígado
  • Tratamiento médico temprano y adecuado, incluida, si procede, la terapia antivírica
  • Seguimiento periódico para el diagnóstico precoz de la enfermedad hepática crónica

 

El verano es la época en la que estamos más expuestos a las picaduras de insectos. El tiempo al aire libre, las altas temperaturas, las ventanas abiertas… todo son factores para facilitarle a los mosquitos y demás insectos que nos piquen. La Unidad de Dermatología de HSA explica las recomendaciones clave para que las picaduras no sean un contratiempo en las vacaciones.